Portada del sitio > Pastoral > Oración y reflexión > Maranatha. De las espadas se harán arados

Maranatha. De las espadas se harán arados

Miércoles 23 de diciembre de 2020, por Alianza en Jesús por María

Escuchadme, los que vais tras la justicia, los que buscáis al Señor: Mirad la roca de donde os tallaron, la cantera de donde os extrajeron; mirad a Abrahán, vuestro padre; a Sara, que os dio a luz: cuando lo llamé, era uno, pero lo bendije y lo multipliqué.
El Señor consuela a Sión, consuela a sus ruinas: convertirá su desierto en un edén, su yermo en jardín del Señor; allí habrá gozo y alegría, con acción de gracias al son de instrumentos.

(Is 51)

Haz que abandone la alforja que hasta ahora he llevado.
Haz que rechace el vestido que traje hasta aquí.
Haz que me quede desnudo ante tu presencia.
Haz que abandone mi vieja razón de vivir.

MARANATHA, VEN SEÑOR, JESÚS.
MARANATHA, VEN SEÑOR, JESÚS.
MARANATHA, VEN SEÑOR, JESÚS.
MARANATHA, VEN SEÑOR, JESÚS.

Dame valor en la lucha que tengo conmigo,
y haz que comprenda que sólo un rival tengo yo.
Ese rival es el diablo que llevo en mi adentro.
Cuando me venza a mi mismo seré ya de Dios.

MARANATHA, VEN SEÑOR, JESÚS.
MARANATHA, VEN SEÑOR, JESÚS.
MARANATHA, VEN SEÑOR, JESÚS.
MARANATHA, VEN SEÑOR, JESÚS.

De las espadas se harán arados
y de las lanzas, podaderas.
Las palabras serán puentes
con los que se salven abismos.
Las memorias difíciles
nos harán más sabios.
Las vivencias felices, más humanos.

Las preguntas avivarán la imaginación
y las respuestas alumbrarán nuevas búsquedas.
Los enemigos se sentarán, sin rencor,
en una misma mesa,
y desenterrarán motivos para el encuentro.
Se alzará el que se encoge asustado,
y el sobrado bajará de su peana.
El caprichoso abandonará la edad del “quiero”
para adentrarse en la tierra de la gratitud y el asombro.

Losas de culpa y remordimiento
estallarán en mil pedazos
cuando la misericordia pose su mano
sobre el corazón de piedra.

El futuro ya está aquí,
donde la espera es activa
y nos lleva a desenterrar
el evangelio escondido.

(José María R. Olaizola, sj)